Saturday, May 29, 2010

"Sin bibliotecas, ¿que nos quedaria? no tendriamos pasado ni futuro" Ray B.

Siempre he respetado a la persona que lee libros, pienso que son especiales, se que piensan. Es por ello que me encanto encontrar el post de Joselu acerca de su biblioteca y no pude dejar se sonreir... porque cuando me mudo de un lugar a otro, las personas de la mudanza critican el peso de mis cajas repletas de libros.

Esto trae a colacion la novela de Fahrenheit 451, es una novela de Ray Bradbury. En esta novela se presenta la vida vacia de las personas q
ue tienen todo lo necesario -estipulado por la informacion que aparece en sus televisores- y sin embargo estan tan domesticados que no pueden pensar y cargan el vacio de vivir vidas sin proposito.

Por el otro lado existen personas que atesoran libros, pero que son perseguidos, y se les confisca sus libros, se les destruye. Dentro de este grupo estan los que se alejan de la ciudad y viven en los bosques, leen libros, y los memorizan.

Los aviones sobrevuelan la ciudad, pero las masas estan tan absortas que no pueden ver el peligro, los unicos que entienden el peligro de guerra son los que leen. Estos estan esperando el momento para hacer historia
.

Despues de este corto relato, ustedes ya entienden a quien hay que culpar por mi admiracion por los que leen libros.



Les invito que que hagan click en el enlace y disfrutar de la parte final de la pelicula.

Fahrenheit 451


2 comments:

Joselu said...

Yo no entendería mi vida sin los libros. Cuando los descubrí a los diez u once años me quedé maravillado. ¿Cómo era posible que existiera algo tan extraordinario? Mi casa está desbordada de libros, me alucinan las librerías e incluso me gustaría hacerme librero. Siempre con esos compañeros cálidos que me ayudan a entender, a ser, a encontrar otras visiones del mundo porque eso es lo que te proporciona un buen libro: una cosmovisión de alguien rico y complejo y que ha pensado sobre muchas cosas. Me gusta sentir la vida latiendo en esos libros, sentir el paso por la vida del que ha escrito y que de alguna manera se convierte en inmortal, aunque pocos consigan esto. Es difícil escribir un libro imprescindible. Esos son mis amigos ¿te parece poco privilegio? Por otro lado, no soy partidario de campañas para el fomento de la lectura y en alguna manera pienso que la parábola de la novela de Bradbury que traes hasta nosotros, sería una buena situación para recuperar el valor de la literatura prohibiéndola. Hoy decimos a los niños: lee, lee, lee, pero este es un verbo que no puede conjugarse en imperativo, que no debe conjugarse en imperativo. Yo viví una época escolar en que no se nos estimulaba a la lectura. Nunca me hicieron leer un libro y en mi casa no los había. Pero yo los encontré.

Por los libros.

Un fuerte abrazo.

Silvia Porras said...

Hola Joselu. Cuando yo era muy pequeña, el primer libro que lei y me hizo descubrir el poder que tienen las palabras detras de las portadas de los libros fue "Marianela" (Benito Perez Galdos) despues le siguieron muchos libros, tales como "Bola de Sebo" (Guy de Maupassant), Lazarillo de Tormes... es por ello que pienso que el encuentro con cualquier libro que se cruza en mi camino -en algun punto del tiempo- es el momento magico, en el cual debo hacer espacio -intimidad- que me permita escuchar el mensaje que el autor comparte.