Friday, April 02, 2010

Un Viernes Santo pensando en Jesus

Me mataron a Jesus, a Monsenor Romero, y a muchisimos mas como Giordano Bruno que lo aprendi a amar y respetar cuando lei su vida en un libro mas viejo que las paginas que mantenian aquellas palabras que esperaban por mi visita... y decidi ser igual que todos ellos.


Este dia que se celebra Good Friday, pienso en ti Jesus, con un sonrisa tierna que brota de lo mas profundo de mi ser, porque tu me enseñastes a ser lo que soy, a tomar riesgos, a blasfemar en la mentira, a ser irreverente para sacar vendedores de muchas iglesias, y poner mi pie al lado de la justicia... y no me arrepiento. Personalmente creo que todo el universo esta en complot para alabar, cantar, luchar por la paz y la justicia.





Señor Jesus, este dia debo reconocer que nunca pude entender personas como Judas, nunca he podido penetrar en los misterios de sus pensamientos y encontrar la RAZON de por que son Judas. Sin embargo creo que al final hasta ellos presienten que todos somos hermanos y que un dia estaremos celebrando el amor y no el odio. No importa si se volvieron cinicos, o estan en las drogas, o usan la violencia o la inmoralidad para obtener dinero y poder, tu nos ensenastes que son nuestros hermanos, que debemos amarlos y luchar por su salvacion... ese es nuestro destino comun: la salvacion.





Sin embargo no estamos al final del camino, estamos en el medio, donde nuestra ceguera espiritual no nos permite ver la verdad. Esa ignorancia nos hace luchar por cosas que estan en la television, en los almacenes, y por ello vendemos -como buenos Judas- nuestras vidas al mejor postor.





Señor Jesus no tengo miedo, y creo que se debe de hacer lo que se tiene que hacer. Sin embargo hay dias en que parece que la batalla esta perdida, por favor que tu sacrificio y el sacrificio de otros cientos de miles, sirva para ver a todos los Judas del mundo felices en la paz de tus palabras.


.

2 comments:

Análisis Políticos Guanacos said...

Yo no puedo darme el lujo de creer en la teoría del fatalismo, pues sino, ¿que sentido tiene tildar las acciones como buenas o malas, como justas o injustas, como apropiadas o inapropiadas o como sea que se les quiera ponderar si únicamente somos un instrumento preelaborado para desempeñar un rol sobre el cual no tengamos ninguna responsabilidad más que el de ejecutarlo, sea que estemos o no a su favor?

¿Qué culpa tendría Judas si su destino hubiese sido prediseñado para ser el individuo que tenía que entregar a Cristo?

¡No! ¡Nada de eso! … ¡Judas es culpable de sus actos!

¡Cualquiera de nosotros pudo haber sido Judas! Lo que sucede es que a él le tocó asumir la responsabilidad de sus actos y decidió entregarlo. ¿Porqué lo hizo …. Solo él lo supo?

Lo que sucede es que se nos hace bastante conveniente navegar contra los dogmas siempre y cuando nos convenga y no nos aten a ninguna responsabilidad.

Personalmente creo que Cristo hubiera muerto de una forma u otra por nuestros pecados y esa era una misión de redención para la cual el mismo Jesucristo tuvo que haber sido educado por su madre, por sus maestros y por todos aquellos que estaban plenamente convencidos que esa persona era el Mesías.

Pienso que Jesús tuvo que ir evolucionando paulatinamente, convencerse a si mismo y aceptar su misión en esta tierra.

No debe haber sido fácil creerse el Hijo de Dios en la tierra. Dios mismo hecho hombre. Creer verdaderamente que él era el Mesías redentor.

Por otra parte, Jesús tuvo que haber sido un hombre de carne y huesos, con las necesidades fisiológicas de un hombre, con las dudas de un hombre y tuvo que hacer frente a la responsabilidad de considerarse a si mismo lo que de una forma u otra le dieron a entender que era o que él mismo intuyó o decidió que era.

Jesús comió, fue al baño, debió haber sentido las inclinaciones naturales sexuales de un hombre … lo que no pudo hacer era ignorar su responsabilidad y debió haber mantenido intachable su cuerpo a efecto de ser Santo y Justo; un ejemplo de vida, pues de otra forma sus detractores y sus seguidores hubieran puesto en la balanza sus debilidades y le hubieran identificado como alguien natural, corriente, de este mundo, débil y pecador.

La historia da testimonio de que esto no fue así. Jesús, luego del derramamiento del Espíritu Santo sobre los discípulos les dio la fuerza necesaria para predicar su palabra y morir martirizados por sus creencias.

Ninguno de ellos hubiera muerto en vano si hubieran creído que Jesús era una falacia.

Retaron al Imperio Romano, a los Escribas y Fariseos, a la Religión Judía, a las tradiciones de un pueblo y a un esquema cultural milenario; sin embargo, decidieron cambiar el Sabat por el Domingo como el día del Señor, predicaron públicamente, sufrieron vejámenes y calamidades, extendieron y llevaron la palabra más allá de sus fronteras y del pueblo judío a los gentiles.

Cierro diciendo que:

¡Gracias Jesús por no morir en vano!


Carlos Porras (El Salvador)

Silvia Porras said...

¡Gracias Jesús por no morir en vano!
Y gracias a todos aquellos que no son famosos, pero que murieron por el amor de paz y justicia.

Te amo,

Silvita