Wednesday, March 31, 2010

Mi Papa y yo, en un atardecer en algun punto del universo.


Este dia llame a mi papa para conversar y saber como esta. El ya paso los 80, asi que no dejo de admirar su fortaleza fisica que le hace llevar la maleta de los ochenta + (espero emular esa energia)

Sin embargo, nunca, pero nunca se me ocurrio que un dia, los dos en un atardecer, en dos extremos de lineas telefonicas platicariamos de la muerte. Si, asi como lo oye, sentados en nuestras respectivas sillas, y en dos paises distintos, ahi estabamos inmersos en un topico muy dificil, sin embargo nuestras palabras corrian y compartiamos los que pensabamos era la vida, la muerte, Dios, el cielo, la vida terrenal, y asi se sucedieron minutos, que no eran lo suficiente para contar nuestras deducciones personales, al final ya cansados nos despedimos deseando mutuamente paz en nuestras vidas.

Despues de colgar el telefono, me di cuenta, que habiamos hablado de la muerte con una naturalidad increible. Mire una vez mas el telefono, y no podia reconciliar el hecho, la forma, la manera en que abordamos el tema.

Habiamos tenido una tertulia telefonica, en la que abrimos y cerramos cajas de Pandoras sin sentir temor, contamos nuestros descubrientos, compartimos aquellas ideas que nunca diriamos en publico y asi fue cayendo el dia, hasta finalizar nuestra platica con una despedida de vida.

Fue un momento magico, tan magico que solo mi papa podia crear, gracias por la iluminacion que me regalastes este dia, mucha gracias.

4 comments:

CarlosNapoleon said...

Dice Dagoberto Gutiérrez que la fe es algo grande, basado por supuesto en la certeza de ese algo tan grande que es a la vez ponderado contra nuestra propia incerteza sobre su existencia.


El ser humando siempre busca cosas tangibles y la fe no es una de ellas; al menos no para los que no creen o que creen que esas cosas no son para ellos, que son mitos o que no quieren creer porque el compromiso de vida que implica la aceptación de la Palabra es demasiado grande para sus poco prístina forma de vida.


Continua Dagoberto diciendo que si el estuviera enfrente de Dios ahí mismo dejaría de creer en el, no porque ya no quisiera, porque entonces ya no creería sino que ESTARIA SEGURO.


Obviamente que la fe consiste en creer si haber visto o sin tener la certeza de (en este caso de la existencia de Dios)


Salvador Gómez por el otro lado dice que la experiencia de Dios es algo tangible y palpable, porque Dios algunas veces se manifiesta en nuestras vidas Y LO SENTIMOS ... SABEMOS!


Sin embargo la historia ha demostrado que la mejor prueba de Dios materlaizado en la tierra fue sujeto de muerte y tortura


POR SUPUESTO QUE A JESUCRISTO LO CRUCIFICAMOS TODOS


Retomando el tema de la muerte, solo puedo decir que la vida nuestra no debe girar sobre el parámetro del día en que vamos a morir sino que, por supuesto sin miedo, debemos de vivir cada día como si fuese el último de nuestros días de la mejor y mas santa forma posible.


Un amigo Colombiano radicado en Italia, Padre Ismael Naranjo, decía que lo único que podemos adelantar en el cielo acá en la tierra es nuestra libreta de ahorro de buenas acciones para el más allá.


Lo que sucede es que muchos tenemos esa libretita con saldo en rojo y por eso es que nos pone "culillos" la muerte.


Que Dios nos bendiga, nos proteja y nos acompañe siempre... así sea!

Carlos Porras (El Salvador)

Sandra said...

Es una sabiduría de vida poder hablar de la muerte con alguien como es una persona de más de 80 años, con todas sus vivencias y experiencia. Me alegra que pudiste compartir estos momentos mágicos que dejamos ir por el día a día. Compartir con él es una de las experiencias más deliciosas de vida que podemos tener. Gracias por compartir tu experiencia con él...

Anonymous said...

Esta foto es el reflejo de alguien que al paso de los años ha cobrado sabiduría y paz en su corazón. Doy gracias a Dios por darme la oportunidad de tener un Gran Padre.

Patito

Silvia Porras said...

Carlos, la verdad no se esconde,nosotros nos escondemos ella... cuando no podemos ver la vida de frente.

Anonymous, espero que seas alguien que conozco, porque delo contrario tengo por ahi una hermanita que no conozco.

Sandrita, un papa es un papa, y como tal nos derrite el corazon.

Abrazote de oso,

Silvita