Sunday, May 31, 2009

Luís de Sebastián, UCA



Hay cosas que pasan y se olvidan... pero este dia volvi a recordar una etapa de mi vida, cuando recibi un email -gracias por el email- en el cual se me informa de la muerte de Luis de Sebastian. Hace muchos años mi corazon se partio al verle ir a Europa para concientizar a los Europeos de la realidad Salvadoreña. Me dolio tanto que no tuve la fuerza para despedirme. En los dias de su partida le evadi, no queria llorar, no queria -inconscientemente- estropear aquella relacion de esperanza y paz, asi que no le dije adios, pero mi corazon le vio partir como a un padre que se le ama profundamente.

Me acuerdo que me encantaba estudiar en los jardines de la UCA a las horas del atardecer, la mayoria de los alumnos no llenaban con su algarabia los senderos de la universidad, asi que ello me daba la oportunidad para enfrentarme cada dia a un cielo azul que reventaba de colores, que se unian a los colores de las flores (escogidas especialmente por los jesuitas), que regalaban cada petalo como una sonrisa a la vida. Ahi le conoci, nunca supe su nombre, lo aprendi cuando se fue a Europa.

Bien me acuerdo que mi cuaderno tenia la figura de una muchacha que miraba por la ventana. Fue entonces que el se me acerco y me pregunto, si yo habia escogido ese cuaderno, a lo cual le dije que si... fue entonces que el queria saber mas de mi seleccion. Ello fue el preambulo para lo que se convirtio en una bonita amistad que me permitio enfrentar mis molinos de viento, con su amistad tuve la fuerza suficiente para ir desentrañando cada gigante que irremediablemente convertiria en otro molino mas! los meses pasaron, y en muy pocas ocasiones, platicamos por horas, acerca de la situacion politica, mis opciones, mis temores, la mision de cada uno aca en la tierra, mis molinos de viento... fue el el que me dio la luz verde para escuchar mi mision en la vida, fue el que descubrio que tenia problemas de aprendizaje, fue el que me indico que para amar al projimo, primero debia amarme a mi misma!

Hace algun tiempo le vi volar a otros horizontes en el silencio de mi corazon... ahora, soy una mujer que le vuelve a recordar en toda su belleza espiritual, y es ahora que puedo valorar aquellas horas que el generosamente me dispenso en el momento en que mas necesitaba una guia, lo que me permitiria -en alguna forma- volverme un timido faro en las tormentas de mis alumnos.

Hoy le vuelvo a recordar con un tierno alborozo de haber recibido de parte del universo el regalo de su amistad, y me pregunto cuantos profesores, cuantos seres humanos van por la tierra dispensando bendiciones en las vidas de la personas que sus almas tocan al igual que el!

No comments: