Saturday, November 15, 2008

Meditación III



Hace mucho tiempo -en mis dias de universidad- mi doctor me preguntaban si fumaba, si tomaba licor, si perdia horas de sueno... y yo me preguntaba, y este tio en que mundo vive?
Ahora soy yo la que se sorprende al ver personas que no entienden la gravedad de ciertos habitos -aceptados socialmente- que afectan la salud.

Sin embargo el tiempo paso, y me encontre un dia con la maravillosa oportunidad de empezar un programa nuevo en su genero: Mindfulness... lugar donde me hicieron comprometer una hora diaria para realizar religiosamente ejercicios de yoga y meditacion... a lo cual accedi -preguntandome al mismo tiempo- y estos tios en que mundo viven?
A quien se le ocurre que en este mundo tan atareado vamos a encontrar 60 minutos para sentarse a meditar y encima encontrar el tiempo para hacer yoga... esto ya me suena a cuasi-convento.

El tiempo paso, termine el programa, pero me quedo bajo el brazo la promesa de contarles acerca de este programa de meditacion que fue siendo aplazado sin darme cuenta. No cabe la menor duda que las agujas del reloj marcan muchas horas que se convierten en dias, meses, etc. Al menos tengo una excusa, recuerden que les informe acerca del programa radial del Dr. Jon Kabat-Zinn

Contar en palabras la experiencia de este programa es muy dificil, tan dificil que ni siquiera he sabido exactamente como he aprendido a entenderme, es toda una experiencia personal unica donde se consigue poner paz con uno mismo, y ello, por supuesto, transforma la vida de cualquier Cristiano que se aventura en esos mares.

No sabria decirles como opera, pero ahi le entrenan a mantenerse atento, a vivir el momento... y lo mas dificil aprender a meditar...eso es un verdadero desafio, que de a poco se desarrollando.

Pero eso no es suficiente, la tarea no termina ahi, eso es el principio, debido a que el cerebro se vuelve mas alerta, y como resultado uno se convierte en su propio doctor, que puede ver sus experiencias de vida bajo un criterio de honestidad del 100% -eso indudablemente se va aprendiendo de a poco-

Es como si uno se convirtiera en una crisalida que aprende a dominar todas esas emociones negativas que han venido destruyendo la paz interna, al grado que la persona aprende a vivir o sobrevivir el impacto del stress... me entienden? Lo que trato de decir es que ahora el bendito cuasi-convento lo traslada adentro de uno mismo, y donde quiera que vaya, ahi lo va cargando, porque, ahora sabe como controlar sus emociones negativas, en otras palabras esos 60 minutos inciales de ejercicios los va estirando y estirando, al grado que esa paz interna se vuelve un estilo de vida!

Ahora, si en este momento son ustedes los que se preguntan, y esta tia en que mundo vive? La respuesta al estilo Dalai Lama seria una invitacion a participar en estos cursos, impartidos en hospitales, con profesionales en el area de la medicina.

Muchos de los miembros que participaron en el fueron por razones de salud como ataques al corazon, problemas con la alimentacion, adicciones, depresion, cancer, ansiedad, presion alta, dolores corporales... en fin, usted puede enumerar las distintas razones, y todo juntos aprendimos a ser personas que cada dia vivimos el momento y damos gracias por el momento que se vive!





4 comments:

Joselu said...

Lamento que mi dominio del inglés no me permita disfrutar de los vídeos. I'm sorry. Pero sí que puedo atestiguar que durante cinco años estuve practicando meditación zazen. Fue una experiencia muy profunda, pero no puedo decir que transformara totalmente mi vida. De hecho en nuestra formación budista se nos reclamaba que no intentáramos cambiar. Si el cambio sucede es inconsciente. Era un error, según su planteamiento, practicar meditación para transformarse o mejorar o ser mejores. Eso son deseos y los deseos engendran sufrimiento. Sin duda, si algún día puedo volveré a practicarla, pero el problema siempre es el de encontrar buenos maestros, lo que no siempre es fácil. Un cordial saludo, Silvia.

Maria said...

Es como un viaje a lo desconocido a veces con el escepticismo por compañía. Con el tiempo se observa que es precisamente el aceptar las cosas como son en el momento presente lo que finalmente va cambiándolo todo. Una experiencia muy recomendable precisamente porque no va acompañada de nada más esotérico que el hecho de vivir momento a momento.
Ha sido un placer descubrir este blog, seguiremos en contacto.

Silvia Porras said...

Joselu,
las propiedades terapeuticas -cientificamente comprabadas- (plasticidad del cerebro) ha revolucionado completamente
el mundo de la medicina.

Silvia Porras said...

maria,
gracias por su comentario, efectivamente vivir el momento, es el secreto de vivir en paz y aceptacion de lo que la vida ofrece cada segundo.