Tuesday, August 12, 2008

El enamoramiento es importante, pero la familia es mucho mas importante.



No lo puedo creer, hace casi un mes los noticieron enfocaron su atencion en el divorcio de la modelo Christie Brinkley, y ahora estamos con la misma cantaleta... pero con diferente esposo, su nombre es: John Edwards.

El esposo de Christie Brinkley, Peter Cook termino pagando la cantidad de $300,000 dollares a
su ex-novia, Diana Bianchi por su silencio, sin embargo no pudo evitar que su matrimonio se fuera a la borda. John Edwards retiene a su esposa, pero perdio su credibilidad entre los electores. Aqui queda bien claro que el que juega con fuego... termina quemado!

Que es lo que nos esta pasando
? Yo no soy una erudita en estos caminos de Dios, pero el sentido comun me dicta que estos señores destruyeron su familia o su carrera por una imbecilidad transitoria, como atestigua nuestro dilecto amigo Ortega y Gasset.

En esta epoca lo que les falta a los adultos es disciplina.

En John Edwards hemos perdido un buen politico, pero esto no termina aqui, debemos todos juntos recordar que nuestra prioridad es cuidar nuestras familias, frente a los poderes del adictivo coctel cerebral del amor: dopamina, oxitocina, feniletilamina, serotonina, como lo reafirma el siguiente video.

2 comments:

fernandoylet said...

Nada se de la farandula, ni me interesa, pero si vi esa misma prioridad de la familia antes que el enamoramiento en la pelicula "Caramel"

Silvia Porras said...

Esa quimica se pierde antes de los dos primeros años... y despues que queda?

Definitivamente no vale la pena perder la familia