Tuesday, April 22, 2008

Prisioneros de nuestros propios fantasmas.

Debemos liberarnos! el pajaro que vuela cada dia el cielo azul, y la ardilla que corre y salta entre los arboles nos dan diarias lecciones de la paz en el ser... entonces por que corremos a nuestra propia infelicidad? Por que seguimos la brujula que nos conduce a nuestra propia trampa?

Por que no podemos ser honestos con nuestros propios miedos, mirarlos de frente y darles la bienvenida, si asi como lo oye... aceptacion es la palabra clave. Por que debemos vivir en esa violencia contra nosotros y esgrimirla contra nuestros seres queridos
?

Digo esto, porque me parece increible, debo re-leerlo para creerlo, un compound con familias poligamas, que en el nombre de Dios, se abusa de la mujer, de los ninos... y se toman ninas menores de edad en matrimonio... esto parece ficcion, parece que sale de una grotesca pesadilla que no puede ser cierta en esta era, sin embargo, es real!

Lo unico que pude apreciar cuando vi las noticias en TV, es que estas mujeres han llegado a un nivel de ocultar sus sentimientos, y como resultado se han disociado de su realidad... y todo esto por que? m a n i p u l a c i o n.

Esos esposos pueden decir lo que quieran para disculpar su conducta... pero a los ojos del mundo queda al descubierto que su desmedido deseo de control ha sometido sus propias familias a una jornada diaria e interminable de dolor, en el nombre de la religion!

2 comments:

fernandoylet said...

...y como quedamos entonces con eso de la libertad de culto religioso?

Claro que deberiamos ser mas exigente con garantizar la libertad de cada mienbro religioso, para que pueda salirse sin temor a represalias; pero me parece un poco ilogico la idea de imponer nuestra moral ante todos.

En el caso de ese grupo, si estuvo bien, porque se les comprobo ilegalidades; pero no deberiamos extender actitudes moralizadoras a otros grupos algo parecidos como los mormones, musulmanes, o amish.

Silvia Porras said...

Bueno, el problema no es la religion, el problema es el abuso de menores.