Saturday, June 18, 2005

Habia una vez un dia...

Se caía a pedazos el día, mientras el calor enmudecía el canto de los pájaros y los niños corrían en tropel detrás de un descuidado gato...que maldecía el momento en que se le ocurrió saltar por la verja.

Todos reían, reían y reían, como deshaciéndose de la insatisfacción satisfaciente -valga la redundancia- de la moda, cumpleaños, electrodomésticos, limpiar la piscina y comer con los amigos.

Estaban hartos de repetir sus pequeñas hazañas de hace un año, diez años, toda una vida, y después de eso que quedaba? La risa, había que reír porque el sol se quebró a pedazos cuando lo corto una nube. Reír porque su ego se alimentaba de unas cuantas lisonjas gastadas por la ironía y el tiempo.

Reír porque el calor agotaba su paciencia al rumiar ideas que los alejaba de la razón, pero que los padres de los padres equivocadamente se las transmitieron porque también un dia a ellos se las dijeron. Todos al igual que el gato maldecían... pero -ellos- maldecían el momento en que nunca se les ocurrió saltar la verja para pensar.

No comments: