Monday, May 23, 2005

El que lee de todo sin saber leer

Escucha la historia de Antonio, un joven que se fue huyendo del servicio militar en su país y estableció su morada en los Angeles, California. Ahí, unos dicen que estuvo en la prisión, y otros dicen que paro ahí por no pagar los "impuestos"... pero nadie sabe la verdad.

Lo único que sabemos es que una sirenita salvadoreno-canadiense, que visitaba esa tierras del norte, se enamoro de el y se lo trajo de contrabando en la maleta (por culpa de esa maleta hay tres ciudadanos canadienses en pañales)

Antonio trabajo por muchos años como traductor en un centro comunitario que presta servicios a los inmigrantes...hasta que un día en una reunión de trabajo le pidieron que anotara las resoluciones que habían acordado, a lo cual el dijo que no podía hacerlo porque:

  • Le dolia la cabeza (no habia tomado su cafecito)


  • Ademas, que no tenia sus lentes para leer (cuando nunca habia usado un par)


  • Y encima que el lapiz no servia –cuando este estaba nuevito-

Fue entonces que sus compañeros de trabajo se dieron cuenta que nuestro amigo no sabia leer, ni escribir y desempeñaba el trabajo de 'cuasi' trabajor social en dicha institución. Era muy bueno el chavo, es por ello que lo mandan a la escuela a estudiar, y fue un excelente alumno hasta que se dio por vencido con los prefijos, homónimos y otros cuernos mas.

Ahora nuestro amigo sigue ayudando a muchas mujeres que lo buscan cuando los esposos no las respetan, o los hijos les gritan o tal vez quieren encontrar un buen novio, o solo necesitan ir a una cita a alguna de las oficinas del gobierno o tienen una queja contra las oficinas gubernamentales dicen que es mejor que Perry Mason- así que nuestro amigo sigue en su gesta deshacer entuertos, pero ahora usando el tarot.

... por ahí las malas lenguas dicen que no hay como el, y que el ya venia con el don desde que se alimentaba de la leche materna.

No comments: